OLLA COMUN

La olla común de Taller Lumpen es un proyecto que responde a la precarización de las vidas vulnerables en nuestra comunidad y a la mercantilizacion de los derechos mas elementales.  Puerto Rico, un país inmerso en crisis y austeridad que cada vez más agranda la brecha entre el privilegio y la precariedad. Ante la visibilización cruda de las diferencias y el ausentismo del gobierno, agencias y autoridades pertinentes, debemos plantear nuevas formas de calidad de vida y espacios (dentro de nuestros barrios) diseñados y dirigidas hacia atender, servir y nutrir nuestras comunidades.

Por otro lado, este proyecto también responde al dialogo con nuestros vecinxs, compañerxs y personas de nuestro barrio que hemos identificado colectivamente la necesidad urgente de combatir la desigualdad y el hambre que impera en nuestra comunidad como consecuencia de la condición colonial de Puerto Rico y las medidas austeras implementadas en los últimos 6 años del gobierno de la Junta Control Fiscal. Es vital trabajar siempre con la comunidad, con todas las vecinas y compañeras que quisieran participar para asegurar apropiación y sostenibilidad de las acciones colectivas. Ha sido a través de visitas a vecinas, al campo, entrevistas, conversaciones con las personas de la comunidad que hemos ido recopilando la información sobre las necesidades, intereses y visualizaciones del barrio. Acceso a agua, alimentación y educación actualmente son las claras prioridades de nuestra comunidad. Nuestro trabajo es encontrar maneras integrales y sostenibles de articular, organizar y atender.

Este proyecto implica la recuperación y rehabilitación de una estructura en desuso para transformar en espacio de apoyo mutuo y servicio a la comunidad y tratar la salud integral del barrio. A priori, albergará un laboratorio de calidad de agua (proyecto de ISER Caribe), una cocina social (olla común) y espacios para talleres y reunión. Esto es parte de una iniciativa de nuestra colectiva en nuestra comunidad de rescatar, recuperar y rehabilitar espacios en desuso/ descuido para ponerlos a servicio de la comunidad. Este espacio que comenzamos a recuperar solía ser un centro educativo y cuido para la niñez, que fue cerrado y decomisado en 2017 luego del Huracán María. Iniciamos esta fase recuperación luego de ya haber cerrado los acuerdos legales para el traspaso de esta propiedad hacia nuestra colectiva/ proyecto. Esto respondiendo a nuestros objetivos de ganar terreno comunitario, revitalizar e invertir en nuestra comunidad a corto, mediano y largo plazo.  Para conocer más sobre los trabajos e intervenciones que estamos realizando en nuestra comunidad y a su vez conocer la misma pueden visitar la página del MAD project.

 

En Puerto Rico, en muchos casos, se utiliza el concepto/ ideal “revitalización” como una apertura hacia la gentrificación y la privatización; y el arte callejero, la cultura, el muralismo como esas herramientas para perpetuar estos procesos. Para Taller Lumpen, revitalizar implica salud integral para la comunidad, mejorar las condiciones y calidad de vida comunitarias, empezando por la calidad del espacio publico y de los servicios esenciales accesibles.  La inversión en nuestros barrios y espacios públicos (espacios comunes de la comunidad) es clave para mejorar las condiciones de habitabilidad y calidad de vida,  a fin de promover la socialización y la empatía en la vida urbana. Revitalizar la comunidad implica defender y garantizar nuestro derecho a la ciudad, al barrio, a la comunidad. Nuestro derecho de habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar ciudades, barrios y comunidades justas, inclusivas, seguras y sostenibles.